Venezuela en fútbol

Bienvenidos a Spain News Today. Noticias en español redactadas en español para la actualidad diaria de españa.

El candidato presidencial de izquierda en Perú preocupa a su élite empresarial

Con un enorme sombrero de vaquero y un lápiz amarillo gigante, el símbolo de su partido político, Pedro Castillo cortó una colorida figura popular mientras recorre la campaña presidencial de Perú.

Pero entre la élite empresarial de Lima y en los directorios de las empresas mineras que generan tanta riqueza del Perú, nadie siente la diversión.

Castillo, un maestro de escuela de 51 años y líder sindical, emergió de la oscuridad política para ganar la primera vuelta de las elecciones el mes pasado con una descarada tarjeta marxista.

Su partido, Perú Liber (Perú Libre), quiere nada menos que una revolución en el quinto país más poblado de América Latina, con el objetivo de revertir el modelo de libre mercado que ha gobernado el país durante una generación.

El partido dice en su declaración que las empresas mineras extranjeras deberían ser obligadas a pagar el 80 por ciento de sus ganancias al estado en lugar de pagar el 10, 20 o 30 por ciento de los “miserables” que están pagando ahora.

Si las empresas no aceptan las nuevas condiciones. . . El país debe seguir adelante con la nacionalización ”, advierte Perú Liber.

El fundador del partido, Vladimir Serón, nombró a Hugo Chávez y Nicolás Maduro de Venezuela, Daniel Ortega de Nicaragua y Fidel y Raúl Castro en Cuba como parte de “un selecto grupo de presidentes que han otorgado dignidad al continente”.

“El programa es un regreso a la década de 1970″, dijo Roxana Parantes, profesora de economía en la Pontificia Universidad Católica de Lima. Lo lees y piensas: “¡Oh, Dios mío, ¿qué es esto ?! ”

READ  Inditex, dueña de la marca Zara, cerrará todas las tiendas en Venezuela: socio local

Como era de esperar, los mercados financieros se vieron sacudidos, no solo por la gran victoria de Castillo en la primera ronda, sino por las encuestas posteriores que indican que está disfrutando de una ventaja significativa sobre la rival de segunda vuelta del próximo mes, Keiko Fujimori, hija del ex presidente autoritario del país Alberto Fujimori.

En las dos semanas posteriores a la primera votación del 11 de abril, la moneda peruana, el Sol, cayó más del 4 por ciento, alcanzando un mínimo histórico de 3,85 por dólar, mientras que la bolsa de valores cayó más del 12 por ciento. El diferencial entre los bonos soberanos a 10 años y los pagarés del Tesoro de EE. UU. Se amplió en más de 71 puntos básicos y el costo de asegurar contra incumplimiento aumentó, y los swaps de incumplimiento a cinco años alcanzaron su nivel más alto este año después de la primera ronda.

Uno Encuesta empresarial reciente Descubrió que tres cuartas partes de las empresas peruanas han suspendido sus planes de inversión hasta después de las elecciones del 6 de junio.

“Todavía no tenemos información sobre la fuga de capitales, pero toda la evidencia anecdótica indica que la gente está buscando sacar su dinero”, dijo Alonso Segura, el exministro de Finanzas.

“Tengo amigos que administran fortunas mientras están inundados de trabajo y abren cuentas bancarias para personas en Panamá y Estados Unidos. Es difícil saber qué tan extendido y representativo es esto, pero seguro que sucede”.

Kiko Fujimori desafió al primer candidato presidencial, Pedro Castillo, en un debate improvisado. © Francisco Vigo / Reuters

No está claro hasta qué punto Castillo cree en la declaración radical de Perú Liber, que también pide una nueva constitución redactada por una asamblea popular y una reevaluación de los tratados de libre comercio del país.

Quizás temiendo que su progreso se desperdiciara, concedió pocas entrevistas y se abstuvo de la idea de los debates presidenciales.

Sabiendo que debe pasar a la ofensiva, Fujimori viajó el fin de semana pasado a la localidad de Chota, en lo alto de los Andes en el norte de Perú, donde Castillo es una base electoral. Allí, ella lo desafió a un debate improvisado en un escenario arreglado apresuradamente en la plaza del pueblo.

Según el comunicado de su partido, Castillo se entregó a las multinacionales extranjeras que dijo “saquearon el país”.

“El oro, la plata y el zinc deberían ser para los peruanos”, dijo. “Ha llegado el momento de elegir a un hombre del pueblo. ¡No más pobres en un país rico!”

Para aquellos preocupados por la presidencia de Castillo, hay consuelo en las matemáticas del fracturado panorama político de Perú. En el próximo congreso, el partido peruano será el partido más numeroso, con solo 37 de los 130 escaños.

Incluso con el apoyo de otros izquierdistas, tendrá dificultades para obtener un tercio de los votos parlamentarios que Castillo necesitaría para evitar el juicio político, sin mencionar los dos tercios que necesitaría para cambiar la constitución.

“Mire sus propuestas. No se pueden implementar a menos que tenga el control absoluto del Congreso”. Dijo que las grandes empresas mineras simplemente se irían si Perú girara bruscamente a la izquierda.

“Dado que el precio del cobre está donde está, la mayoría de las minas en el mundo son rentables. No es necesario estar en Perú para extraer cobre”.

A falta de un mes, Fujimori todavía tiene posibilidades de ganar, aunque está detrás de casi 10 puntos porcentuales y es odiada por muchos peruanos, quienes la emparejan con el gobierno divisivo de su padre en la década de 1990 y la obstrucción de su carrera como congresista en los últimos años. .

Más de dos tercios del electorado no votó en la primera vuelta por ninguno de los candidatos. Aproximadamente entre el 10 y el 18 por ciento dijo que no sabía quién se alejaría por segundo, y hasta una cuarta parte dijo que estropearía sus papeletas de voto.

“El problema con la segunda vuelta entre Castillo y Fujimori es que muchos votantes encuentran que ambos candidatos son fundamentalmente rechazados”, dijo la consultora política Teneo.